Denuncias Habitación Lila

Exige JUSTICIA para su hija

La mamá de Alejandra*, Paloma, luego de denunciar el abuso sexual del que fue víctima su hija a los cuatro años, exige que no hagan convivir a su niña con su agresor, como lo están proponiendo con las visitas provisionales dos veces a la semana que el Estado le dictaminó.

El proceso para Alejandra y Paloma comenzó hace casi tres años, en agosto de 2021, cuando Paloma recibió la detección de tres Infecciones de Transmisión Sexual (ITS, antes conocidas como ETS) y, por sugerencia de su ginecólogo, llevó también a la niña a revisión, pues había tenido varias infecciones vaginales y no era algo “normal” para su edad (tenía cuatro años).

Los resultados indicaron que la niña tenía una ITS y a partir de ese momento comienzan a identificar lo que estaba ocurriendo.

Un tiempo atrás, la mamá de Paloma se había enfermado y, mientras ella se iba a dormir por las noches con su mamá para mantenerse a su cuidado, Alejandra se quedaba en casa con su papá G.A.K.C**.

Fue también a partir de ese momento que Alejandra comenzó a tener ansiedad y miedo. Cuando su mamá le decía que se iría a cuidar a su abuelita, le pedía que no se fuera, por lo que Paloma le propuso a G.A.K.C. poner cámaras en la recámara de la niña para estar al pendiente desde fuera, pero este nunca aceptó.

Paloma nunca supo lo que estaba pasando hasta que, al separarse de él, identifica las ITS que tenían ella y su niña, entonces asustada se va a Culiacán con su familia, estando allí decide comenzar con el proceso legal (en noviembre del mismo año).

En un inicio, ella acudió para denunciarlo por “omisión de cuidados”, sin embargo, en la Fiscalía de Sinaloa le indicaron que debido a las ITS, podía iniciar el proceso como abuso sexual infantil, entonces levantan la denuncia de esa forma.

La madre advierte que ahí le hicieron a la niña un interrogatorio, pero luego la denuncia tenía que trasladarse a Yucatán, debido a que fue el Estado en el que ocurrió el delito… Pero no dieron inicio al proceso legal en Yucatán hasta siete meses más tarde, en junio de 2022.

Y, hasta ahora, en mayo de 2024, el acusado continúa sin vinculación.

Debido al tiempo que está llevando el proceso, la madre optó por hacerle un peritaje forense y uno psicológico particulares a su hija “para que le crean”.

Ambos peritajes señalan que la niña tiene ansiedad, terrores nocturnos, entre otras secuelas del abuso que ha vivido.

También ambos peritajes contienen la denuncia de la niña, quien dice explícitamente qué le hacía su papá (información que no brindaremos a detalle para evitar el morbo y la revictimización de la niña).

Además, el psiquiatra Roberto Alfonso Carrillo Ruíz, acudió a comparecer ante la Fiscalía del Estado de Yucatán, señalando que el padre de la niña le ofreció dinero para callarse.

En su comparecencia, también indicó que la niña tiene alteraciones del sueño, terrores nocturnos y pesadillas al grado de requerir Diazepam.

El mismo psiquiatra, dio a conocer que la niña no quiere ver a su papá e incluso le tiene miedo a figuras masculinas, razón por la que él dejó de guiar su proceso y la canalizaron con una psicóloga, pues identifican que hubo abuso, debido a estas y otras conductas.

Enfatizó que la niña dio la misma versión siempre, repitiendo más de 10 veces que fue su papá.

A pesar de todo esto, el Juzgado Cuarto de Oralidad Familiar del Estado de Yucatán dictaminó que el papá tiene derecho a dos días de visita de forma provisional en lo que se resuelve el caso y, aunque estas serían con vigilancia en el Centro de Convivencia Familiar de Yucatán, tanto los peritajes como la comparecencia del psiquiatra, dejan ver que la niña no quiere convivir con su papá y esta es otra revictimización.

Por ello, la madre exige justicia, no solamente para avanzar en el proceso de la denuncia por abuso sexual infantil, sino también para que durante el proceso su hija no tenga que tener esta convivencia con el presunto agresor.

*El nombre de la niña y la madre se omiten por protección de datos y evitar la revicitmización

**El nombre del acusado se mantiene únicamente con las siglas para no afectar el proceso legal en curso

Esto también podría interesarte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *